Normas de Seguridad en Eventos Feriales

5 Claves

Hay 5 puntos claves a dominar en la elaboración y control de un plan  de seguridad, para garantizar el éxito en la maniobra.

  1. Identificar y valorar una amenaza

    En todo plan de seguridad, lo primero es identificar si hay algún tipo de amenaza, para luego valorarla.

    Para hacerlo, se debe analizar objetivamente todas las circunstancias que rodean al evento. Se deben evaluar los posibles riesgos, y la información, deberá ser verificada y analizada en función de su relevancia.
    La ubicación
    Se examina la posible proximidad a barrios con altos niveles de inseguridad, sitios de difícil acceso, o de escasa iluminación, entre otros.

    Las instalaciones
    Por ejemplo en hoteles, lugares amplios abiertos, centros de convenciones, bajo ciertos parámetros, se evalua si cuentan con un determinado nivel de seguridad tanto en equipamiento de protección y combate de un incendio, sistema de alarmas, control de accesos, circuito cerrado de televisión.

    Si cuenta con  personal de seguridad y emergencia capacitado para la atención en situaciones de crisis y primeros auxilios.

    Si cuenta con planes de autoprotección de emergencia y evacuación frente a situaciones críticas, y puestos en práctica a través de  simulacros.

    Las condiciones climáticas de la zona
    Y las previsiones que toman las instalaciones al respecto.

    Tormentas intensas, sismos, inundaciones, pueden ser factores que afecten la duración de un evento, y pueden llegar a ser grandes generadores de disturbios si no se maneja la eventual situación debida y rápidamente.
    Estas medidas se aplican a eventos de corta duración, y a actividades que ocupan más tiempo. El trabajo de inteligencia nos lleva a crear un plan de seguridad. Si no se genera este proceso, se corre el riesgo de enfrentar situaciones tremendamente difíciles de contener una vez generadas.
  2. Todos al tanto y bien informados

    Anfitrión, organizadores, eventuales miembros del staff, junto a su personal de seguridad privada, y todo el personal involucrado en un evento, deben estar preparados para situaciones especiales que pudieran surgir, de ahí la importancia de un grupo profesional y líder en el tema de seguridad, que los informe y adoctrine en su plan.
    Se debe estar preparado para manejar rápida y efectivamente cualquier situación de riesgo, y minimizar los impactos que estas situaciones generen a las posibles víctimas. 

    Es vital para ello contar con una lista de contactos de emergencia y  saber a quién dirigirse en caso de un problema o incidente, pequeño o grave, que surja durante el transcurso del evento.

    La comunicación es primordial y se debe establecer en un solo sentido, siguiendo los lineamientos del grupo responsable de la seguridad.
  3. Control de masas

    Son las medidas o planes operacionales, para evitar cualquier tipo de disturbio que involucre un gran número de personas. Los factores que pueden llevar a un disturbio en masa son la imitación, el beneficio del anonimato, el contagio emocional y el pánico.
    Es importante tener clara la ubicación general de la gente en el evento y en base a ello, tomar la precaución necesaria al respecto. Cualquier reunión, sin importar el propósito, puede derivar en disturbios, y el desorden a gran escala se da en multitudes.
    Un plan más eficaz para evitar disturbios, es el que elimina o minimiza la posibilidad de que se formen grupos colectivos. Flujo continuo, separación y dispersión, son clave para un control de masas exitoso; mantener un movimiento continuo, intencional y controlado sobre las áreas propensas a tumultos.
    La forma más simple de asegurar un flujo estable es situar elementos o personal de seguridad en estas áreas susceptibles y proporcionar instrucción y orientación. Se puede incluir señalización clara del destino correcto, e incluso de vías alternativas.
  4. Manejo de contagio emocional y pánico

    El contagio emocional y pánico pueden ser precursores de un desastre potencial que requiera de medidas extremas de seguridad. Para minimizar la posibilidad de que estos factores alcancen un grupo, son necesarias medidas de respuesta inmediata.
    El frenetismo y respuesta irracional a la percepción de un peligro que estos factores representan, requieren de un correcto y rápido manejo, y debe incluirse en la formación del personal encargado de control y operaciones de respuesta.
    Manteniendo una fuerte presencia en y alrededor del evento, se da una percepción de seguridad, de cierta autoridad presente que sirve para mantener orden, e impedir disturbios menores, o incluso irrumpir en eventuales disturbios de gran escala.
  5. Planes de contingencia y evacuación

    El plan de control de masas puede verse afectado por distintas circunstancias, en cuyo caso deben implantarse planes adecuados de contingencia, y acompañar a las acciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad, en el despliegue de una fuerza de respuesta rápida.

    Retrasar una acción positiva varios minutos es la diferencia entre atender un accidente desafortunado, y sostener una situación irremediablemente trágica.
    Lo más relevante e importante es que los planes de contingencia deben ser flexibles. Un elemento crítico de cualquiera de estas medidas es, por ejemplo, el permitir la salida de la multitud.

    En planes de contingencia y respuesta, la influencia y efecto del contagio emocional y pánico es de muchísimo cuidado y puede ser muy contraproducente en el manejo de la crisis.


    Un plan de seguridad efectivo no debe enfocarse únicamente a la seguridad física y control de masas, sino en un buen plan de contingencias y gestión de prevención, para minimizar cualquier riesgo que se presente antes, durante y después de la realización del evento, manejando inteligentemente lucha contra incendios, sistemas y procedimientos de evacuación, apoyo de primeros auxilios, reacción frente a emergencias, entre otros.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.